jueves, junio 18, 2009

EL MAGO

Este es uno de los comienzos que más me costó, todo lo que pienso en escribir me parece absurdo, inútil, soso, común o simplemente una boludez suprema. Es lo que me pasa frente a la muerte, me paraliza. En cuanto empezaba a reponerme de la muerte de Jorgito, otro gran artista se nos va. Debo reconocer que hace poco tiempo que descubrí a Peña, fue a través de su columna en la contratapa del diario Crítica, fue leyendo en el borde que empecé escuchar lo que tenía para decir Peña y a darme cuenta de que era un tipo con las ideas muy claras y un coraje sorprendente. Antes de esto me chocaba, me caía mal simplemente, pero leyéndolo semana tras semana lo empecé a querer, me hubiera encantado poder hacerlo antes, para disfrutarlo más. De más está destacar su aporte a la radio argentina, él fue de esos tipos que no encontrás en los manuales de estilo, que rompen con todos los moldes, que sobresalen, que son distintos, especiales, polémicos, brillantes, tiernos, agresivos, punzantes, ácidos, pero sobre todo Fernando Peña decía lo que quería decir, no se callaba y por eso incomodaba. Peña jodía, aún a quienes lo apreciábamos, jodía porque te tiraba las verdades en la cara, en crudo y te golpeaban fuerte, dejándote el cachete colorado, todo con un humor que siento muy propio y sin miedo de mostrase tal cual es.
Seguramente en estos días desfilarán por los medios personajes que nada tienen que ver con su manera de entender la vida y el mundo y se llenarán la boca hablando de un tipo por el que nunca dieron dos pesos con cincuenta y cinco centavos. Pero eso será mañana. Se nos fue uno de los grandes magos, si lo que hacía este muchacho en radio no era magia, quiere decir que la magia no existe y yo creo que sí, que la magia está, está presente en sus obras de teatro- lamento no haber podido verlo nunca y más lamento que no voy a poder hacerlo- decía que su magia estaba presente en sus comentarios, D´Elía dijo en el cruce con Peña en el programa de Lanata, haberle sacado la máscara, haberle robado el ángel, que lastima me da, él seguirá con sus odios, con su resentimiento, pero jamás podrá sacarle la máscara a Peña simplemente porque él no usaba, claro que D`Elía esto no lo entiende, está tan acostumbrado a usar la suya que piensa que todo el mundo tiene una botella de lavandina en la cabeza y está esperando al mejor postor. Chau puto lindo.

3 comentarios:

Alejandro dijo...

Ezequiel, no importa si llegaste tarde o si alguien no lo entiende o la gilada habla, a vos también te pasó, el tipo te tocó con su varita de "mago" y eso lo vas a llevar en los dedos por siempre. Si hacía una, o diez voces..., que importa al lado de su mensaje poderoso, pero sutil, solo para los que podían comprender. Importa todo lo demás? a mi no..
Lo importante es ese que llevas ahi, como diría Fito, guardémoslo como un tesoro.

Porto dijo...

Es verdad, él me tocó con su varita y me alegra que haya sido así. Un abrazo para ti

Paco dijo...

Muy buen encabezado del blog, y era que postearas, cuelgue